Polisomnografía

La polisomnografía (PSG), es un estudio de los ciclos y del comportamiento del sueño tanto en adultos como niños. En el Centro Cardiológico Trelew se realiza durante toda la noche en nuestro Laboratorio de Sueño.

¿Quiénes deben realizarse este estudio?

 

  • Las personas que roncan
  • Los hipertensos con difícil control
  • Aquellos pacientes que padecen arritmias
  • Quienes padecen insuficiencia cardíaca
  • Quienes han tenido un ACV
  • Quienes padecen dificultades para controlar su peso corporal, trastornos de lípidos o diabetes.
  • Quienes tienen somnolencia excesiva diurna, por ejemplo conduciendo automóviles.

 

El Centro Cardiológico Trelew ha adquirido nueva tecnología para la realización de estas prácticas:

Sistema computado, Modelo MINI – PC, con software versión 10  bajo Windows, Marca AKONIC, Industria Argentina, para estudios de   Polisomnografía, con conexión y alimentación por puerto USB 2.0, sin computador. 

El sistema permite ampliaciones a:

-Eventos relacionados

-Decodificación de holter electroencefalográfico

-Video monitoreo digital.

-Y tambien la incorporación de : CPAP con PSK, sistema de video digital y Holter.

 

El examen se practica con el fin de diagnosticar posibles trastornos del sueño, como:

• Somnolencia diurna excesiva
• Insomnio
• Hipersomnio
• Narcolepsia
• Apnea obstructiva del sueño y otras dificultades respiratorias durante el sueño
• Trastorno del movimiento periódico de las extremidades (Síndrome de piernas inquietas)
• Trastorno de comportamiento con movimientos oculares rápidos (una afección en donde los sueños son “actuados” físicamente)

El estudio es totalmente inocuo y fácilmente tolerado y aceptado por los pacientes. Durante el examen se pueden evaluar tanto el Electroencefalograma (EEG), como la frecuencia y ritmos respiratorio y cardíaco, la actividad muscular (EMG) y los movimientos oculares. Además se registra en forma no invasiva la saturación de oxígeno en sangre. Un técnico especialmente entrenado, colocará electrodos en el mentón, el cuero cabelludo y en el borde externo de los párpados, los cuales deben permanecer en su lugar mientras el paciente duerme. Las señales provenientes de los electrodos se registran mientras se está despierto con los ojos cerrados y durante el sueño. Se mide el tiempo que tarda en quedarse dormido, al igual que el tiempo para entrar en el sueño con movimientos oculares rápidos. También se le colocan sensores en el pecho para registrar la frecuencia cardíaca y la respiración. Un técnico observará al paciente directamente mientras duerme y vigilará la calidad de los registros obtenidos. Se medirán un sinnúmero de parámetros fisiológicos que permitirán catalogar y diagnosticar la eficiencia del sueño y sus posibles anormalidades. Es común que se efectúe una grabación con video de todo el examen, desde su inicio hasta la finalización, con el objeto de poder ver y oír, cuantas veces sean necesarias, el comportamiento del paciente cuando duerme.

La técnica antes descripta se considera en la actualidad el “estándar de oro” para el estudio de las alteraciones del sueño.

Los registros poligráficos hechos fuera de los laboratorios de sueño no toman en cuenta varios datos que son cruciales al momento de diagnosticar y tratar los trastornos de sueño, ya que carecen de registros de señales cerebrales, lo que impide determinar si el paciente está o no dormido, y la calidad de su sueño.